PRÓTESIS

Cuando se ha producido la pérdida de alguna pieza dental o las existentes presentan un acabado defectuoso, se recomienda recurrir a las prótesis, que son una o varias coronas que sustituyen y se superponen al diente propio.

Las prótesis pueden ser de varios tipos:

  • Prótesis fijas: están pensadas para no ser retiradas de la boca. Son aquellos puentes o coronas que son cementadas a los dientes sanos contiguos, de manera que se garantiza su comodidad y funcionalidad.
  • Prótesis removibles: son aquellas que se pueden quitar y poner por el propio paciente para realizar la limpieza de los dientes y de la prótesis. Pueden ser parciales, cuando sólo incluyen algunas piezas dentales o totales, en este caso, la prótesis abarcaría una arcada completa de la boca. Estas prótesis van ancladas a los dientes sin que esto ocasione ningún perjuicio a los mismos.
  • Prótesis sobre implantes : pueden ser fijas, cementadas o atornilladas a los implantes, o removibles.