REJUVENECE TU SONRISA CON ÁCIDO HIALURÓNICO

Una de las últimas novedades incorporadas a las clínicas dentales es la utilización del ácido hialurónico para rellenar las arrugas y surcos que se forman alrededor de la boca y rejuvenecer la sonrisa. Los resultados son espectaculares y duran casi un año. Además no es doloroso puesto que los dentistas están autorizados para anestesiar previamente la zona.

 

El ácido hialurónico es una sustancia natural ya que está presente en la piel de todo nuestro cuerpo, en especial en la piel, los cartílagos y las articulaciones. Se trata de un potente hidratante ya que tiene una gran capacidad para retener líquidos y mantener, por tanto, la piel hidratada y tersa.

El ácido que se emplea para estos tratamientos estéticos es ácido hialurónico sintetizado que se asemeja al propio ácido hialurónico del cuerpo humano. La fórmula única da como resultado un gel no reactivo (no causa alergias, ni efectos adversos) que se integra suavemente en la piel, de ahí que sea biocompatible.

A partir de los 50 años, nuestro organismo ha perdido la mitad del ácido hialurónico corporal. Esa piel flácida es consecuencia de la pérdida de hidratación, de elasticidad y firmeza. Por eso es tan importante restaurar las zonas dañadas, darles vida.

                  Cambio natural

En el caso de la Odontología, se está utilizando para regenerar encías y mucosas y también para rellenar los surcos y arrugas que surgen alrededor de los labios, tanto para el llamado “código de barras”, como para las mejillas  (surco naso labial) o para las conocidas como “líneas de marioneta”.

Así mismo, sirve para aumentar el volumen de los labios, perfilarlos y acentuar el  «arco de cupido«. También mejora notablemente el perfil de la personal al rellenar ligeramente el mentón, cuando éste pierde se hunde por el paso del tiempo y consigue elevar la punta de la nariz, que tiene a descender por el paso del tiempo.

El efecto rejuvenecedor es inmediato y espectacular. Las arrugas y los surcos se suavizan considerablemente pero sin modificar el aspecto natural de la sonrisa y sin producir cambios estéticos drásticos.

   Fácil de infiltrar

La aplicación es muy sencilla e indolora ya que los odontólogos están autorizados para poner anestesia local en todo el perímetro bucal, con lo que se evita cualquier tipo de molestias.

Con unas inyecciones, se va infiltrando el ácido hialurónico en las arrugas, a continuación se masajea la zona para que quede bien extendido y los resultados se pueden apreciar inmediatamente. Aunque, también es verdad que se aprecia mucho más el cambio con el paso de los días.

Se hace en una sola sesión en la clínica y el efecto es duradero, ya que se prolonga unos 10 meses. Por otro lado, como con el paso del tiempo se va reabsorbiendo, su efecto es reversible si el resultado no acaba de convencer.

            Efectos secundarios

El ácido hialurónico es inocuo y no produce efectos adversos, salvo ligera inflamación o algún pequeño hematoma o puntos rojos y producidos más por el pinchazo que por el producto en sí.

Recomendamos disimularlos con un poco de maquillaje para que pasen desapercibidos. Será suficiente para que nadie note nada.

La primera hora de su aplicación es molesta porque la boca se encuentra anestesiada, a veces sólo se requiere la parte superior, pero, en otras, habrá que anestesiar la zona superior a la boca y la inferior.

Con el paso de las horas, la boca se va despertando y remite la incomodidad, con lo que se puede seguir una vida social completamente normal.

En la Clínica Dental Bonet somos partidarios de la naturalidad y el equilibrio, por lo tanto, siempre aplicaremos el tratamiento con criterios estéticos y éticos: lo importante es que la persona se sienta bien consigo misma pero sin dejar de ser ella misma.