REFUERZO DE LA SEGURIDAD E HIGIENE EN LA CLÍNICA A RAÍZ DEL COVID 19

Los dentistas son los sanitarios con menos contagios por COVID 19 en España, según los últimos estudios realizados por el Consejo General de Dentistas. Esto es porque en los años 80, con la aparición del SIDA, se cambiaron los protocolos de higiene, esterilización y seguridad en las clínicas dentales y eso ha sido una enorme protección frente al coronavirus actual. Aún así, todo se ha reforzado y duplicado para mayor garantía de los pacientes y de nuestro personal sanitario.

A raíz de la pandemia todos estos protocolos han sido revisados y actualizados por distintas organizaciones odontológicas para redoblar los esfuerzos contra el COVID 19 y se quedarán ya a formar parte de la vida cotidiana de la clínica ya que suponen una mayor garantía para los pacientes y para el equipo de la consulta.

Algunos de los nuevos protocolos de seguridad biosanitaria son los siguientes:

 

1.- Formación de los dentistas y del personal auxiliar: todo el personal de la Clínica Dental Bonet ha realizado cursos oficiales de formación sobre higiene, desinfección y esterilización tanto del instrumental y como de las superficies. Así como para la utilización correcta de los equipos de protección EPIS que se utilizan por encima del uniforme habitual.

2.- Evitar la acumulación de pacientes: para ello, las agendas han sido ajustadas al máximo para evitar esperas innecesarias o la coincidencia de pacientes y familiares. Entre las nuevas normas están el acudir a la clínica sin acompañante, salvo en caso de menores y personas dependientes o esperar en la calle, si se reunieran más personas de lo necesario. Se pide a los pacientes que sean puntuales, para poder controlar el aforo mejor.

3.- Diferenciación de áreas: la clínica ha sido dividida en 2 áreas; existe un área “limpia” para recepcionar a los pacientes, ofrecer el material oportuno para su higienización antes de acceder a los gabinetes así como controlar el flujo de pacientes en la sala de espera para que no se produzcan acumulaciones.

El área de trabajo (gabinetes y sala de esterilización) obliga al personal a trabajar con los EPIS homologados (batas impermeables, doble o triple mascarilla, gorros, guantes, gafas o pantallas de protección) así como a extremar las medidas de desinfección e higiene. El personal de un área no debe transitar por la otra área para impedir la posible contaminación.

3.- Ventilación: la clínica cuenta con ventilación natural y continúa. Las ventanas permanecerán abiertas el máximo tiempo posible estableciéndose corriente entre los entremos de la consulta para que el ambiente se renueve más rápidamente.

4.-Medidas de aislamiento y desinfección de espacios, instrumental y material. Se intenta utilizar el mayor número posible de material desechable. Todas las superficies de los gabinetes son desinfectadas profundamente cada vez que se termina un tratamiento (sillón, escupidera, lámpara, sillas dónde el paciente ha dejado sus pertenencias y todos los productos que han podido ser objetos de contaminación).

5.- Esterilización del instrumental: todo el instrumental empleado es pasado por agua e introducido en un líquido desinfectante de alta potencia y de uso exclusivo sanitario capaz de eliminar cualquier tipo de virus, incluido el corona virus. Pasado un tiempo se seca y se embolsa para someterlo a un proceso de esterilización con vapor de agua en una “autoclave” que garantiza la eliminación de cualquier resto bacteriológico o viral. La garantía es absoluta.

6.- Desinfección de los servicios: los cuartos de baños son desinfectados y ventilados después de cada uso. Se intenta que los pacientes no se laven los dientes, para evitar salpicaduras.

.7.- Eliminación barreras de contagio: para evitar el contacto innecesario con distintas superficies u objetos, se han suprimido las revistas y folletos de la sala de espera. Respecto al dispensador de agua, se han guardado los vasos en un lugar seguro y, con las manos desinfectadas con gel hidro alcohólico, el personal de la clínica ofrecerá agua a los pacientes que la soliciten, siendo las única personas autorizadas a manipular dicha fuente de agua.

8.- Obligaciones de los pacientes: los pacientes tienen la obligación de acceder a la clínica con mascarilla. Se desprenderán de ella sólo dentro del gabinete y en el momento indicado. Deberán desinfectarse con alcohol la superficie de los zapatos y se desinfectarán la boca con una solución de peróxido de hidrógeno antes de acceder al tratamiento, para bajar la carga viral que puedan tener en boca.

Algunos de estos protocolos llevan utilizándose décadas con una eficacia más que probada y las nuevas normas se incorporarán definitivamente a nuestra clínica dental ya que mejoran las rutinas de trabajo y suponen una mayor tranquilidad y seguridad para los pacientes y el propio personal.